domingo, enero 22, 2006

Maltrato


La correa, el rejo, la chancleta, el cable de la plancha o simplemente la mano... ah, infancia, largo round !!! Recuerdo una tarde en la cual mi señora madre me obligó a comerme toda una taza del horrible "maíz peto". Hasta que lo vomité y jamás volvió a "embutirme nada". Y hace poco me enteré de un episodio reciente en la educación de mi sobrina, de dos años, quien acaba de entrar a la guardería. Fue un hecho escandaloso en la familia. Su madre llegó a recogerla y la niña, dicharachera y parlanchina, no decía nada porque tenía la boca llena de comida.

—¿y por qué no te sacas la comida si no quieres?— preguntó la madre extrañada.

Resulta que la profesora no le permitía no comer, así que debía retener el alimento hasta pasarlo. Cuando todos comentaban, aterrados, la reprochable conducta de la maestra, mencioné el episodio del maíz peto. Hubo un incómodo silencio, mi madre se hizo la que no era con ella, que no lo recordaba, y al final habló mi hermana:

—Bueno, pero lo.hizo tu mamá, no una profesora—dijo en todo condescendiente.

—Claro, las madres tienen derecho a hacer con sus hijos lo que sea para ‘educarlos’— dije con un característico tono irónico— Por eso los padres queman a sus hijos con cucharas en las manos o los matan a golpes.

Noté así que muchas veces rechazamos el maltrato ajeno pero recordamos poco aquel maltrato que nosotros mismos hemos hecho a otros. No está bien visto hoy, y si lo hemos cometido en el pasado nos hacemos los pendejos, como que no es con nosotros... y esa actitud me recuerda el mismo tono de "solo me tomo unos traguitos de vez en cuando". Propongo entonces fundar un MA, Maltratadores Anónimos, donde aquellas personas que maltratan y quieren dejar de hacerlo encuentren apoyo en un grupo... Propongo, por supuesto, como fundadores a Mancuso y Don Berna, si es que quieren dejar de maltratar, pues supongo que ellos sufrieron ese tipo de educación a la que me refiero...

Y siguiendo con el tema de las consecuencuias del maltrato en la adultez, cuento de nuevo la historia del castigo aquel que le aplicaron a un niño en el pueblo de mi abuela por no ir a estudiar: lo ataban de los pies en la cuerda de colgar la ropa y le echaban humo en la cara. Pues bien, ese método era usado por los "chulavitas", la policía depurada por el excelentícimo presidente colombiano Laureano Gómez, dedicada a matar liberales y a quitarles las tierras. Ya sabemos qué le hicieron, y quiénes, a los padres de ese pequeño, y cómo habrán educado a los paramilitares que enpantanan ríos con los pedazos de cuerpos cortados con moto sierra...
Y bien, con esto me despido... voy a golpear, perdón, a educar a alguien...

4 comentarios:

toposauro dijo...

Otro caso de la época de abuelos: Con 13 años de edad, Humberto(así se llama el ahora abuelo) al perder un año escolar, fue obligado a trabajar con la cervecera Bavaria cargando y descargando camiones de cerveza. Según el, esto lo formó... pero para mi incipiente criterio semiológico más bien lo deformó...


topamos

Efraim Medina dijo...

Muy bacano el blog y la respuesta a Vargas Llosa. Un abrazo,

::::W:::: dijo...

Muy sentido su blog, sobre todo en este mundo de autoblogs, bacano encontrar uno que mire para fuera. El maltrato queda, es increible pero muchos padres creen que tienen el derecho de maltratar a sus hijos, lo veo a diario, es sólo asomarme a la cuadra, que vaina tan jodida, y luego uno crece odiando al mundo y con todo tipo de traumas.
Bueno, que pena haberlo cogido a Ud en plan psicólogo, gracias por su visita a mi blog, frecuentaré el suyo.

ana dijo...

y, al, ¿has ricibido mi último mensaje sobre los comunistas corruptos? Morales hizo por lo menos una cosa buena: redujo a la mitad su sueldo (para que los otros estén obligados hacer lo mismo porque hay una ley que dice que nadie en el país está permitido ganar más que el presidente).

Licencia Creative Commons
Los laberintos - Reflexiones sobre la filosofía de la periferia por Alfonso Cabanzo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.