jueves, agosto 29, 2013

Por qué ir al paro...


Creo que cuando César Gaviria subió a la presidencia implementó, ciegamente, las doctrinas económicas que había escuchado en su universidad. Claro, fue un pésimo estudiante, un mediocre que pasó impunemente por su universidad –los Andes– de manera que de forma acrítica implementó dichas ideas. El siguiente gobierno, el de Samper, “le puso corazón a la apertura”, de manera que el proceso se frenó y alcanzaron a sobrevivir algunas industrias nacionales, no sin la correspondiente persecución política de la que fue objeto, debido a la presión de las multinacionales: cualquier restricción al tratado de comercio generaba pérdidas. Adicionalmente, Samper, irónicamente, combatió más el narcotráfico que cualquier gobierno anterior, lo que causó que se perdiera el colchón económico que mantenía vivo el comercio. Al subir Pastrana, quitó la protección a la industria nacional, y se quebraron empresas insignes. Esta crisis, lo recuerdo, causó la deserción de muchos estudiantes de la universidad, la pérdida de vivienda de muchos trabajadores y en general una desaceleración económica. Colombia no estaba preparada para dicha apertura. Aún recuerdo los edificios a medio hacer, los cientos de apartamentos desocupados, la gente desempleada subiéndose al bus cada cuadra a vender dulces.
Con la recuperación económica mundial Colombia se recuperó. Coincidió con la subida de Uribe a la presidencia, sí, pero los medios olvidaron decir que la recuperación fue jalonada por la economía mundial. Olvidaron decir que el crecimiento económico del país fue menos que el de Perú, Venezuela e incluso Bolivia. Uribe vendió el país, desfalcó las finanzas públicas y firmó un nuevo tratado de libre comercio para el cual, a diferencia de México o Chile, no estábamos preparados. Olvidó, en sus ocho años de gobierno, preparar al país para dicho proceso. En su lugar se dedicó a vender y vender toda la infraestructura productiva: las empresas, Acerías Paz del Rio, las minas… no vendió a sus hijos porque por ese par de bobos no dan un peso.
Cuando dejó el gobierno, presionado por las Cortes a quienes tacha de “amigas del terrorismo”, hubo una esperanza de cambio: Mockus. No es un secreto que la clase dirigente se unió en su contra, los medios lo pintaron como un imbécil, y finalmente, como cualquiera pudo ver revisando los formularios del preconteo de la Registraduría, le robaron las elecciones. Conté casi 1’500.000 votos fraudulentos a favor de Santos; con un margen de error del 50%, podrían haber sido sólo 750.000 o 2’250.000. Cualquiera de las dos opciones es simplemente inaceptable. la cuestión se enfrió, nadie dijo nada. Santos, como no, continuó las políticas de Gaviria, de Pastrana y de Uribe, de manera ilegítima. Continuó vendiendo el país y robando nuestro dinero para financiar lso paseos en helicóptero de sus hijos y las cenas de caridad de 
En suma, han sido veinte años de acciones del gobierno y sus dirigentes que han causado una situación como la actual. Y la causa mayor, la indiferencia de los afectados. En 1998 los industriales se quebraron: sus hijos se fueron del país, estudiaron en Universidades baratas, se conformaron con sueldos altos de asalariado. Los demás poco hicimos, salvo una que otra marcha para evitar la reforma a la salud, a la justicia y a la educación.
Los campesinos, sin embargo, protestan por algo más tangible: el hambre. Los jóvenes han dejado el campo, de manera que muchos son ya ancianos que luchan con sus manos gastadas para sacar algo de una tierra yerma que será comprado a mucho menor precio… no hay más opciones sino para o unirse a los narcos en el negocio de la muerte: guerrilla, paras, raspachines, traficantes. Han sido ellos y no la clase media acomodad (perezosa) la que ha tenido que salir para combatir el hambre, a parar el país. Y sólo se solucionará el problema si los tratados son re negociados…
Si este paro no se soluciona, el campo continuará en el proceso de violencia que nos desangra desde hace 50 años, y tendremos otros cien años como el pasado siglo XX: seguiremos siendo un país atrasado… esa es la razón por la cual salgo ahora al paro.  

miércoles, mayo 29, 2013

Lógica y coquetería

Llegó a mis manos este meme por correo:

Una estudiante de Derecho habla con su profesor de lógica jurídica, matemático de profesión, para pedirle que corrija una nota y le suba así el promedio. Ante la actitud insinuante de la joven, el profesor pregunta si le está coqueteando, a lo cual la estudiante responde lo siguiente:
Acuérdese de nuestro amigo Kundera cuando dice en su libro que “la coquetería es una promesa de coito sin garantía”…. y no le estoy coqueteando señor profesor;  sólo se me vino esta frase a la memoria en este preciso momento del tiempo y del espacio y a propósito del tema. 
 El profesor le responde:

Para que vayas viendo cómo se usa la lógica, la expresión "la coquetería es una promesa de coito sin garantía" seguida de la proposición "no le estoy coqueteando" es una negación. La proposición inicial negada queda como sigue: "no es el caso que esté haciendo una promesa de coito sin garantía". Asimismo, esta negación es ambigua pudiendo significar una de tres cosas: “es cierto que no prometo coito, pero es cierto que garantizo coito, o bien, es cierto que no prometo coito y es falso que haya garantía de coito, o finalmente, es falso que prometa  coito pero es cierto que hay garantía de coito”. No indago por cuál es la opción correcta, porque como bien lo sabía Johnathan Swift, los abogados nunca redactan con términos claros ni sencillos, son perspicaces y descubren siempre una doble interpretación de lo dicho o preguntado, y se la pasan interpretando... Tanta anfibología es perniciosa para las afecciones coronarias...
¿Es correcto el razonamiento del profesor? 

martes, mayo 28, 2013

Lo inefable del arte

Ahora interpreto en la guitarra el Preludio de la Suite IV para Laúd de Juan Sebastián Bach. Inicia con un tema alegre y rítmico que va atravesando todo el diapasón, desde las notas más agudas hasta las más graves. Se devuelve hasta estas notas altas y continúa con un arpegio que desciende en unísonos; esta figuración da una sensación polifónica única. No recuerdo cuándo la escuché por primera vez, pero no olvido esa inefable sensación, la sensación de enfrentarme a lo Absoluto, la sensación de escuchar una pequeña pieza compuesta por un hombre hace doscientos setenta y seis años a la luz de una vela. Bach vio las posibilidades del instrumento y escribió una serie de danzas. Ahora pulso las cuerdas lentamente, escuchando los sonidos que se pierden en el espacio, hacia la noche, sintiendo contrapuntos pensados por este hombre hace trescientos años. Hace tres siglos sus dedos se deslizaron por el diapasón de la misma forma en que ahora los míos lo hacen, produciendo las mismas vibraciones en el aire, los mismos armónicos, las mismas relaciones de intervalos. Por un breve instante soy él; el tiempo se desvanece y estamos ante la misma obra; esa es pues la verdadera vivencia del arte. 

lunes, mayo 27, 2013

Textos Esotéricos*

                                                           Hoy quisiera ser viejo y muy sabio
y poderte decir lo que aquí no he podido decirte:
hablar como un árbol con mi sombra hacia tí,
como un libro salvado del mar,
como un muerto que aprende a besar
para tí.
Silvio Rodriguez - De la ausencia y de ti

Tabacomancia

El humo del tabaco te adivina en poema, con tus labios rosáceos, de pétalos abiertos. El humo del tabaco te describe desnuda, se trepa por tu torso, rosando las cumbres erguidas de los senos. El humo del tabaco te trastoca, llegando hasta tu boca, buscando en el pasado tus suspiros futuros. Las cenizas no mienten, y las brasas te llaman, con candentes rugidos y abrazantes dolores. El carbono gastado que envenena mi vientre busca un acaecer oculto, evidencia perdida de un pasado infructuoso. La corona quemada se tintura de negro, augurando rupturas de ese cuerpo deseado. El humo del tabaco hoy me augura, una muerte lenta, solitaria, esperando el regreso del calor de tu cuerpo. Hoy recuerdo tu piel, quemada de instantes que durarán, eternos, sin mi marca sobre ella, sin olvidos difuntos.  

El Samsara

El Karma te persigue acechando los muros de tu ciudad perdida. Piedras centenarias te carcomen los huesos, mientras anhelos remotos me roban la esperanza de un devenir contigo. Reencarnando por siglos en desiertos baldíos, se me niega tu vida de pasados conjuntos. Círculos eternos que recorren tus ímpetus me amarran inerme en una ley natural. Postrado ante tus piernas busco el  mula-adhará, nado en mares turgentes, trepo al sua adhisthana. Recuerdo tus ojos que jamás envejecen, y mis dedos recorren tu perfecta ajata. Busco el agña-akhia, encuentro el vi-shudha, implorando a los dioses un samsara mejor. Hoy, quisiera quererte y no poder olvidarte, pero el fin de la vida nublará tus recuerdos, borrará mi memoria en cada renacer, dejando sólo el castigo de vivir sin amor: ese olvido malsano que nos lleva a pecar, a olvidar nuestras faltas y a repetir desgracias. Eso es acaso el universo, un retorno infinito que nos recuerda siempre cada acto que hemos dejado de hacer.

Los Arcanos Mayores

Esta vez los arcanos mayores no estarán de mi parte. Mi primera carta es la sacerdotisa, una mujer con un libro entre sus manos, abierto en una página cuyo contenido ignoro. Mi estrella corona tu cabeza que mira, mientras te sientas, allá, arriba, en tu trono, en medio de columnas de saber y con la cruz en tu pecho, dejando aparte este par de universos paralelos, abandonados a su suerte por un destino aciago. Mi segundo arcano es Ermitaño, viejo, sólo, encorvado en medio de la oscuridad. Con una luz en mi mano busco la verdad, busco ese esquivo autoconocimiento, pero lo único que veo, allá, en la cima, al final del camino que es el mismo comienzo, son las piernas de la sacerdotisa, quien camina buscando la luz, pero no al viejo. Luego aparece la carta de los enamorados, ese par de amantes que vivieron sólo para una tarde corta, triste, incompleta e inacabada, recortada por las ansias falsas de escoger lo que sabes en el fondo que no es para ti, terminada por cargar la eterna cruz que te desvela. La Fortuna, cuarta sota de mi surte, me muestra cómo ya te estás alejando más de mi, triste, lenta, irreparablemente; cómo quieres, cómo ya no quieres, volver a estar bajo mi sombra. Mi quinta carta es el Demonio, triste, vacío, habituado a lo habitual, con grandes cuernos en su cabeza de cabra, con su espada marcando, de nuevo, mi funesto hado, de lujuria y de desolación. A la sexta echada veo al Loco, caminando sin preocupaciones, sin pensar, dejándose llevar, arrastrando su ignorancia sin salir aun del paraíso, protegido por los demás Secretos sin temor a lastimarse. Finalmente veo una Torre, arrasada por la Ira de la Divinidad, el maremágnum; sus relámpagos desprenden las almenas que caen sobre un foso de caimanes, alligators, prestos a lanzarse sobre mi cuerpo inerte tras la devastación que significa trepar a tu castillo. Ese, por supuesto, sería mi destino, que me gustaría tuvieses de nuevo entre tus manos, pues pulvis sumus et pulvis reverterimur.


Horóscopo para el día de hoy...

El Oráculo dice que esta mañana ya te habrás despertado, Todavía y a tu pesar, pensando en mí. Porque ya durante el alba cerré mis ojos, con tus labios aun pegados a mi piel. El augurio te dice que hace milenios, cuando aun la tierra no había enfriado sus corrientes marinas, Cuando aun las estrellas hervían con la fuerza imparable de la primera catástrofe, Que el triste destino del Hombre estaba escrito, como escrito está el curso de los surcos de polvo en el espacio, Que nada se puede hacer ante lo inevitable, y ante lo inevitable nada ya puede hacerse. Pero si este mundo, como dices, es el mudo artefacto de un extraño dios, Si este mundo, como creen, es el rudo bosquejo de algún dios infantil, abandonado a medio hacer ante el oprobio de la imperfección, Si ese dios es un esclavo, de otros dioses menos diligentes pero más perfectos, todo cuanto hay ya estaba diseñado, mal pensado y peor armado. Es en este escenario, dicen los adivinadores, que el destino nos tenía preparado este entrecruzamiento, Preparaba el nudo armado entre dos hilos que en principio no debían enredarse, y que poco a poco irá soltándose, ahora, nunca, más tarde o más temprano. Porque el augurio reza, ya lo sabes, que todo en esta vida ha de acabarse, porque quieres, porque quise, porque un día la muerte nos separa.



*Algunos de estos textos ya estaban publicados, otros son nuevos. Pertenecen a una serie mayor basada en creencias esotéricas.

martes, marzo 19, 2013

¿Colmenares asesinado?



Estoy anonadado. Leí "Nadie mató a Colmenares". El “periodista” afirma que la abogada de Cárdenas no obtuvo el expediente reservado del fiscal: tenía una investigación propia. Monsalve afirma que el fiscal miente en su acusación de la mamá de Cárdenas, María del pilar Gómez, y Aide Acevedo. En la grabación se escucha CLARAMENTE: "Lo que hay que esperar es que cierren esa vaina a ver si yo puedo descansar de eso…” –dice Gómez–.
Acevedo responde: “Sí, Pilita, sí, o sea yo no la tengo físicamente porque tú sabes que yo no la puedo presentar físicamente porque eso hace parte de la carpeta de la investigación, pero yo tengo el resumen, y yo tengo la persona que atestigua de esos documentos”. En el libro de apología de Laura el “periodista” Monsalve escribe:
“Una de las primeras misiones de estos [los defensores de Cárdenas antes de ser vinculado al proceso] fue realizar una entrevista jurada a Laura Moreno. Esta entrevista, hecha por el equipo de la abogada de Cárdenas, era la que se mencionaba en la interceptación entre la abogada y la mamá de la joven”. Acevedo explicó que, como esa, otras piezas eran el resultado de su investigación y no hubo robo del expediente reservado, como lo sostenía el fiscal”. Bien, si eran documentos de la defensa de Cárdenas Acevedo podría presentárselas sin problema a Gómez. No se las presentó, por tanto, no eran documentos de la defensa de Cárdenas. O eran de Cárdenas, o de la fiscalía. Como está claro que no son de Cárdenas, se infiere que son de la fiscalía. Por eso ella dice: “yo no la puedo presentar físicamente”. El periodista dice que Acevedo pasa peticiones formales para cambiar el fiscal, no para entorpecer el proceso ni para cerrarlo. La grabación muestra claramente que Acevedo afirma “el director de fiscalías me LLAMÓ”. Gómez dice “cierro esa mierda en 8 días, de ser posible mañana mismo”.
Conclusión: Monsalve MIENTE descaradamente en su libro. Afirma que la juez la juez Nury Cervera evaluó “objetivamente las pruebas” y vio que las grabaciones “no implicaban a Gómez y Acevedo en ningún fraude procesal, y las dejó libres (p. 145).
Por si fuera poco, acabo de descubrir que la juez Nury Cervera, cuando era abogada en 1998, recibía ELECTRODOMÉSTICOS SIN TASAR –acto ilegal– como parte de pago.


Se aprovechaba de la necesidad de los imputados para estafarlos. Recibía por mucho menos de su valor los objetos. Caía como un ave de rapiña. Esta juez no es de confiar. Si se vende por un equipo de sonido cuando era una leguleya, ¿podría haber vendido su exoneración de Acevedo y Gómez? ¿Habrán pagado los familiares del chico de los Andes que se declara un “ganador” porque lo van a sacar, mediante tráfico de influencias, de un proceso? Quizás ha cambiado en diez años de labor como jueza.
Sin embargo, esta jueza Cervera no analizó concluyentemente las pruebas contra Acevedo y Gómez, y las dejó libres. El periodista Monsalve escribe un libro donde muestra directamente las contradicciones del proceso, pensando seguramente que nadie lo va a leer con atención. Por ejemplo, el cuerpo de Colmenares aparece con “una posición de avance”, con su pierna izquierda flexionada hacia adelante. El fiscal y el abogado Lombana afirman que dicha posición fue producto de un confinamiento en un lugar pequeño. El periodista, y los defensores de Moreno y Quintero, afirman que posiblemente “la víctima trataba de avanzar o levantarse cuando quedó inconsciente” (p. 81). Luego, en la página 132, el “periodista” trata de demostrar que el golpe que se dio Colmenares cuando cayó fue tal que quedó inconsciente en el acto, y por tanto se ahogó: “… el severo impacto en el lado derecho de la frente dejó a Colmenares inconsciente, o sin posibilidad de reaccionar” (p. 132). Afirma que la fractura mencionada “tiene forma ovalada y no lineal” no porque haya sido hecha con un objeto redondo, como una botella, sino porque al ser en el ojo toma esa forma. Para desvirtuar, cita forenses y una que otra parte de los informes técnicos. Para probar sus afirmaciones, no cita nada en absoluto. Esto es contradictorio, lo que desvirtúa la hipótesis de inocencia de los implicados. Este periodista miente y se contradice. La jueza miente para sacar a quienes obstaculizan el proceso. Pirry, casi un retrasado mental, saca un especial, pagado, para limpiar la imagen de las acusadas. Si Laura y Jessy son inocentes, todas estas acciones lo que hacen es condenarlas más y más ante la opinión pública. Que asco de juristas.

miércoles, diciembre 12, 2012

El profeta del tigre


El Gran Ciclo del calendario maya, que surgió de las tinieblas el 13 de agosto de 3114 a.C., tocará a su fin al cabo de casi cinco milenios, el 23 de diciembre [21, por los bisiestos] de 2012 d. C. Ese día, a decir de los antiguos amanuenses mayas, se cumplirán 13 ciclos, 0 katunes, 0 tunes, 0 uinales y 0 kines desde que comenzó el gran ciclo. Será un día 4 Ahau 3 Kankín regido por el Dios Sol, noveno Señor de la Noche. La luna tendrá ocho días de edad y corresponderá a la tercera lunación de una serie de seis. ¿Qué sucederá entonces? Dice una profecía de katún del libro de Chilam Balam de Tizimín:  

Entonces se divide el cielo                       Ca hualahom caan
se levanta la tierra                                      Ca nocpahi peten
y entonces empieza                                   Ca ix hoppi       
el Libro de los 13 dioses.                          U humo x lahun ti ku      
Entonces se produce                                 Ca uch i   
la gran inundación de la Tierra.                 Noh hai cabil   
Entonces se levanta                                   Ca lik i
el gran Itzam Cab Ain.                                Noh Itzam Cab Ain
El fin del mundo                                          Tz’ocebal u than    
el repliegue del Katún:                               U uutz’katun
es una inundación                                      Lai Hun Yeciil
que pondrá fin                                             Bin Tz’oce(ce)bal 
a la palabra del Katún                                U tan katun

(Michael Coe, El desciframiento de los glifos mayas)

El eurocentrismo y el exotismo hacían ver a los investigadores una escritura “conceptual” cuyos dibujos expresaban directamente ideas y no sonidos consonantes, vocálicos o silábicos. Eran, según estos teóricos, sociedades atrasadas, sin lenguaje escrito fonético. Atanasio Kircher (1602–1680) hizo famosa la interpretación extravagante de la escritura egipcia, que retrasó varios siglos su interpretación. Personajes tan ilustres como Wittgenstein siguieron repitiendo esas sandeces sobre los glifos, y hacia mediados del siglo XX aún se veían textos mayas como expresión de conceptos abstractos.
El ruso Yuri Valentinovich Knorosov fue quien descubrió la Piedra Roseta de la escritura Maya. En su artículo La escritura antigua de América Central, publicado en 1952, Knorosov postuló la siguiente hipótesis: una palabra maya formada por una combinación consonante-vocal-consonate (cvc) era escrita con dos glifos, quedando sin pronunciar la vocal del segundo glifo. De acuerdo con esto, los glifos para tzu y lu se pronuncian tzul, que significa “perro”. Knorozov descifró un gran número de símbolos mayas.
Diego de Landa fue un sacerdote franciscano nacido en 1524 España, conocido por haber quemado la gran mayoría de códices, además de por haberlos masacrado en defensa del cristianismo. Pero también es conocido porque hizo una relación del alfabeto, correlacionando los glifos con fonemas. He aquí una imagen de su manuscrito donde se ve claramente la correlación:
Knorozov se valió de esta traducción, así como de una larga tradición de americanistas ridiculizados por afirmar que los indígenas tenían escritura, para descifrar la lengua maya. Sobra decir que los grupos de extrema derecha guatemalteca lo amenazaron para que saliera del país y dejara de revelar a los mayas como una civilización avanzada.

Lo importante de las profecías no es que realmente venga el fin del mundo. Lo importante es que hace medio siglo un grupo de intelectuales descifraron dichas profecías, entendieron un calendario y una numeración sorprendente, y nos dieron acceso a un vasto universo cultural mediante la comprensión de su escritura. 
 Knorozov

viernes, julio 13, 2012

Derechos de los animales no humanos


Una decisión del Consejo de Estado concedió derechos a todas las especies animales y los equiparó con los discapacitados, se queja un columnista de Semana. Afirma lo siguiente con respecto al toreo:  
 No seré quien defienda esta práctica, pero la verdad monda y lironda es que la prohibición de las corridas de toros en Bogotá y el fallo del Consejo de Estado no tienen el menor efecto práctico sobre la realidad del maltrato a los animales: más bien son triunfos simbólicos de una corriente ideológica radical, una interpretación fundamentalista de la conciencia ecológica. Quienes promueven esta ideología llegaron por fin al poder y los efectos de sus decisiones están por verse.
Según esto, defender los derechos de los animales y buscar acabar con el maltrato animal más extremo –aquél que se realiza en medio de un ritual público y patrocinado por grandes empresas e incluso el Estado– es simplemente un acto de “una corriente ideológica radical” y “fundamentalista”.
En pocas palabras, Rodrigo Hurtado nos está equiparando con, por ejemplo, los talibanes, quienes al llegar al poder prohibieron a las mujeres –de manera radical y fundamentalista– mostrar su piel en público. Pero la comparación no se sustenta porque mientras muchos fundamentalistas radicales estarían dispuestos a matar para imponer sus propuestas, el movimiento animalista busca, por el contrario, evitar al máximo la muerte de seres sintientes. Los animales no humanos, por supuesto, son seres sintientes, de manera que buscamos evitar su muerte, y si no se puede, al menos su sufrimiento. En particular considero que así como no deberían ser privados de su vida en medio de un espectáculo semejante al de los gladiadores romanos,  tampoco deberían sacrificarse para alimentarnos, y menos para probar cigarrillos o maquillaje. La pregunta que todos se hacen es ¿por qué deberíamos evitar matar animales no humanos para suplir necesidades humanas? O, en términos del autor del artículo citado, ¿por qué debemos admitir que los animales (no humanos, le faltó decir) tienen derechos?
El argumento es muy simple. Los seres sintientes, los humanos entre ellos, buscan a toda costa evitar el dolor y buscan la satisfacción de sus deseos y, si seguimos a Epicuro, la felicidad. Si bien no podemos afirmar con seguridad que un gato  –por más de que a mí me parezca que es así– es feliz cuando come, al menos podemos afirmar que sufre cuando aguanta hambre, al igual que los perros de la calle o los animales en los circos. Así mismo, es evidente que un animal libre es más feliz que cuando está enjaulado. Una condición necesaria para esta felicidad es, por supuesto, la vida, de tal manera que si queremos evitar el sufrimiento y ayudar a que todos los seres sean felices, o al menos que satisfagan en la medida de lo posible sus deseos, debemos reconocer que no debemos quitarles la vida.
¿Por qué no, como dijo alguna vez irónicamente Caballero, salvar la vida de un tomate? Sencillo: los tomates no sienten. Aquello incapaz de sentir no necesita ser “defendido” de la misma manera en que un tigre, una cebra o un perro. Por supuesto, no quiere decir esto que ahora podamos impunemente quemar toda la selva amazónica, pues esto tendría consecuencias ecológicas devastadoras –pero este es otro tema–. En síntesis, los animales no humanos tienen derechos porque son seres sintientes. No pensantes, ni racionales, sino simplemente sintientes. Ello ya los pone en la categoría, diría yo, de personas. Igual, exactamente y como lo dice el Consejo de Estado, que los discapacitados. Un niño con síndrome de Down grave quizás no esté en capacidad de razonar de manera totalmente bien, pero aun así siente. Y por ello tiene derechos: a nadie, espero, se le ha ocurrido probar cigarrillos, cosméticos o drogas con discapacitados mentales con el argumento de que no razonan correctamente. Un animal quizás tenga una capacidad de raciocinio igual o algo menor a la de un chico con esta condición –y cuando encuentro a mi gata perdida maullando enfrente de una puerta que no es la de mi casa, o cuando salta contra el escritorio y se golpea en la cabeza empiezo a pensar que en verdad es un poco “quedada”–  pero igual sé que siente.
Finalmente, critico –aunque ya lo había hecho de manera más detenida– los argumentos a favor de la tauromaquia. Se afirma que es una expresión cultural, que es arte y aparte de todo, que hay dependencia económica de quienes viven de este oficio. La cliterectomía –cercenar el clítoris de las mujeres para que no tengan deseo sexual–, o el apedrear a las adúlteras, también son expresiones culturales, y creo que nadie las acepta en occidente salvo los posmodernos relativistas, diletantes y sofistas. El arte es una expresión cultural que no agrede real y físicamente a nadie. Por tanto la tauromaquia no puede ser arte, pues en ésta hay muertos, y bien muertos, no “simbólicamente muertos”. Y el argumento económico, bueno, lo mismo me dijo el último atracador que me robó: “tengo derecho a trabajar para vivir, por tanto, deme su celular o lo mato”.
Este tipo de actitud concuerda perfectamente con esta frase de Gandhi: "La grandeza de un pueblo y su progreso moral se juzgan por la forma en que trata a sus animales".

domingo, julio 08, 2012

Descárate contra Azcárate en tres pasos...

Tocó escribir sobre la columna de Alejandra Azcárate. No la referencio, porque no vale la pena que la lean. Su columna es tan mala como su stand-up comedy, el cual se le ocurrió, podría jurarlo, el día que vio a Andrés López obtener dinero cuando empezó a llamar a la "cuentería" por su nombre en Inglés. El único sketch que conozco de la susodicha fue uno en T.V: el día de las brujas -¿Por qué la llamarían a ella justamente?- salió a presentar su Show disfrazada de Novia y con dos enanos –sí, enanos, como en la televisión Peruana o en Sábados Felices en sus mejores épocas– a quienes llamaba respectivamente “Tom y Jerry”. Fue suficiente. Después de leer hace muchos años que fue novia de Tom, y que se lo pedía públicamente a Fernando Londoño durante su su destape en la revista Soho , quedé convencido de que era furibunda uribista, y su pequeño teatro me sonó postizo, amañado, conveniente, pero sobre todo, insulso. Es decir, muestran mejor sentido del humor Santos y Vargas Lleras cuando afirman que la reforma a la justicia no fue su responsabilidad. Y claro, el toque elegante de los enanos me pareció francamente primoroso; sólo le faltó tirarlos hacia el público, aunque creo que la anorexia que padece seguramente no le daría fuerzas para levantarlos del suelo.
Así que cuando leí su columna no esperaba reírme, y si me sentí un poco mal por mi barriga prominente. Lo bueno es que se burlaba de “las” y no de “los” gordos, pues en las sociedades traquetas como las de Cali y Medellín las mujeres no pueden ser feas, mientras los hombres sí podemos serlo, siempre y cuando seamos, como Fernando Londoño, archimillonarios, aun a punta de robar acciones de Invercolsa o traficar con droga, o ambas. Si no, pregúntenle a Escobar, que tuvo como amante a una estrella de la farándula colombiana, Virginia Vallejo, una “niña bien” de la sociedad; tan escandaloso como si Paola Turbay resultara de amante de Fritanga.
En suma, no soy humorista ni pretendo serlo, pero creo que hay unos mínimos que deben respetarse a la hora de hacer humor; y si se es irónico, es decir, si como a Azcárate le dan ironía las gordas, los enanos y los feos, con mayor razón deben respetarse estos principios.
El primer tip del buen humorista es: no se burle de los oprimidos; hágalo de los poderosos. Claro, puede terminar como Jaime Garzón que por burlarse de Uribe se la cobraron. Pero eso da un aire de valentía y mártir.
El segundo es, derivado del anterior, burlarse siempre de alguien que pueda responder a las burlas. De lo contrario, quedará como un matón (por aquello del “matoneo”), que se burla sólo cuando se siente seguro por estar rodeado de una cuadrilla de matones (o apoyado por un medio de desinformación masivo tipo RCN o Caracol, que ignora sistemáticamente las peticiones de su audiencia).
En tercer lugar, búrlese de manera general sólo de aquellos aspectos  que pueden ser cambiados por la víctima. Un enano… perdón, un “Little People” suena mejor que enano así como “yo hago Stand Up Comedy” suena mejor que “soy un vil cuentero” y “hago Clown” mejor que “soy un pobre payaso”; así que, en la medida de lo posible, use lenguaje políticamente correcto. Continuando con la idea, un enano no puede crecer, así como un negro no puede cambiar de color –excepto si es Michael Jackson–, una mujer no puede ser un hombre y los Santo Domingo no pueden ser de la nobleza así cacen a un príncipe de Mónaco mediante la nieta de Julito (y para colmo, costeños, como Rafael Núñez y los Nule). A nivel personal, atacando a alguien específico siempre podemos burlarnos sabiamente de estas características invariables si respetamos los principios uno y dos. Es decir, no se burle de su subalterno negro, gordo, bajito, calvo y homosexual. Búrlese de su jefe de iguales condiciones, y así adicionalmente sus compañeros verán lo macho/hembra que es usted. Y de paso se abrirá un amplio espectro laboral, que es la expresión políticamente correcta para referirse al desempleo.
Finalmente, búrlese de lo que y de quien se le dé la gana, pero hágalo con humor. Y si además quiere burlarse de alguien específicamente con la intención de insultarlo, humillarlo y hacerle matoneo, o desquitarse de él por matoneos anteriores, lo mejor es hacerlo con inteligencia, de tal manera que él ni se dé cuenta, pero sí lo noten quienes están a su lado. Eso sí, jamás intente escribir columnas humorísticas haciendo reglas o enumeraciones. Nunca funcionan, y es un humor tan facilista y simplón como el burlarse de enanos, negros, calvos y gordos, o de la inteligencia de las modelitos que en el declive de los años aspiran a cambiar de profesión, como la Azcárate.

domingo, febrero 26, 2012

La humanización de lo inhumano


Esta es mi respuesta a un supuesto artículo de Salud Hernández Mora
Decía Aristóteles que quienes no eran griegos eran naturalmente esclavos. Por ello nacían fuertes y ágiles en oficios manuales, mientras que los atenienses y espartanos solían ser diestros en oficios del intelecto.
Esta misma idea, que prevaleció hasta bien entrado el siglo XX en Europa, sirvió de excusa a los más variados pueblos para justificar privar de la libertad a otra persona y obligarla a hacer las tareas más infames para beneficio de su amo. De hecho los esclavos pasaron a considerarse no humanos por muchas culturas. Por ejemplo, los portugueses y españoles que llegaron a América describían a los nativos como animales que se ponían adornos en el hocico y en las orejas, dos expresiones exclusivas en esa época para referirse a las partes de las bestias. 
Esta visión justificó la matanza de millones de indios durante los cuatrocientos años que duró la ocupación europea en nuestro continente, y la barbarie cometida contra los africanos. Los romanos, más cercanos aun a los helenos, obligaban a algunos de sus esclavos, los más fuertes, los mejores, los más sanos, a matarse los unos a los otros. Los gladiadores, así se llamaban estos guerreros privados de la libertad, eran tratados casi como dioses –algunos llegaban incluso a ser liberados– y gozaban de las mejores mujeres y manjares si tenían una victoria.
Cuando eran derrotados el castigo, por supuesto, era la muerte. En algunas ocasiones se usaban animales no humanos para ponerle picante a la función: tigres, leones, y eventualmente uros, una especie bovina extinta. Cuando en roma se puso de moda sacrificar cristianos en el circo para diversión de los ciudadanos del imperio, eran a veces arrojados frente a manadas de toros, que daban buena cuenta de los paganos de la religión romana.
Hoy en día el último vestigio que queda de ese salvaje e inhumano espectáculo que fue la lucha de gladiadores es la tauromaquia. El torero es ahora más un héroe que se juega la vida ante un enemigo que en el mejor de los casos “sólo” ha sido debilitado enterrándole lanzas y banderillas en su espalda. Es, al igual que los antiguos guerreros destinados a luchar en el circo, un ser nacido sólo para esas labores, como los persas, los negros o los indígenas. Ha tenido una vida feliz y larga, llena de cuidados por parte de sus amos, quienes con esmero lo alimentan al igual que alimentaban a los gladiadores y a los africanos que labraban hasta la muerte los campos algodoneros del sur de los Estados Unidos. Es un animal que de otra forma, no habría existido, como no habrían existido los miles de indígenas cuya vida se salvó sólo porque servían de esclavas sexuales o de mineros en los socavones de oro del potosí. La esclavitud, argumentaban los hacendados sureños del Misisipi, es una institución que salva a los negros de su propia miseria, que les da techo y comida; el resguardo no se hizo para oprimir al indio, sino para salvarlo. Afirmar que el toreo es bueno para el toro es sostener lo mismo que estos individuos hicieron en otra época. Burlarse de quienes defendemos los derechos de los animales no humanos porque son pretensiones “ridículas” es como burlarse de quienes defendieron los derechos de los africanos, de los americanos, de los irlandeses o de los judíos en respectivos momentos históricos. Cuenta Peter Singer que cuando un lord planteó por primera vez el derecho al voto de la mujer en la Cámara de los comunes, sus compañeros soltaron la carcajada porque era estúpido pretender que ésta, hecha sólo para estar en casa pariendo y adornando la sala durante las visitas, eligiera al hombre que regiría los destinos de Gran Bretaña, en ese momento dueña de medio mundo.
Hoy en día esas actitudes normales para los griegos, romanos, españoles o británicos nos parecen salvajes, inhumanas, y en el futuro la manera despiadada y cruel como tratamos a los animales no humanos nos parecerá igualmente inhumana. Y las burlas actuales serán motivo de risa, si no de vergüenza, para la raza humana. Si es que antes no llega una raza alienígena a devorarnos, a matarnos en circos, y a hacer abrigos con nuestras pieles.  
Licencia Creative Commons
Los laberintos - Reflexiones sobre la filosofía de la periferia por Alfonso Cabanzo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.